Conservar los bosques para mitigar el cambio climático sólo será posible si se incorpora a las mujeres en programas, políticas públicas y financiamientos para el medio ambiente

20 de Abril de 2017

  • Políticas públicas y financiamiento dirigidas al sector rural excluyen a las mujeres.
  • OSC llaman a incorporar de manera integral la perspectiva de género en el sector rural para combatir el cambio climático y conservar los bosques.

Según datos de la Comisión Nacional Forestal, México pierde 155 mil hectáreas de bosques y selvas al año
debido a la deforestación; 9 mil corresponden a bosques templados y 146 mil a selvas. Los bosques son
uno de los principales reductores mundiales de carbono por su capacidad de capturar el CO2 atmosférico
y almacenarlo durante largos periodos en sus tejidos; también lo son en el suelo, al incorporarse a partir
de la materia orgánica muerta y descompuesta. Por ello, los procesos de deforestación y degradación
permiten que los ecosistemas forestales pierdan su condición de captores de CO2, lo que contribuye al
cambio climático.


Los bosques y quienes los trabajan son estratégicos para la conservación de los recursos naturales y el
combate del cambio climático; sin embargo, históricamente las mujeres han estado ausentes de políticas,
programas y financiamientos orientados al sector forestal. En México existen 4.2 millones de ejidatarios(as)
y comuneros(as); el porcentaje de mujeres propietarias de la tierra no supera 19.8% a escala nacional, y en
algunas zonas del país este porcentaje es menor a 4%.


Tanto en las instituciones gubernamentales como en las organizaciones de la sociedad civil las mujeres no
son reconocidas como usuarias y posesionarias de la tierra cuando no son propietarias; existe poca
información sobre el papel de las mujeres en las actividades productivas; los proyectos no toman en cuenta
la vinculación entre etnia, género y medio ambiente y el personal técnico no ha sido capacitado ni sabe
cómo aplicar el enfoque de género.


Ante esta realidad, la Alianza México REDD+ evidencia la desigualdad de género en el sector rural en sus
informes “Igualdad de Género en REDD+. Sistematización y lecciones aprendidas en el proceso de
preparación de México” y “Buenas prácticas y lecciones aprendidas para la inclusión de la perspectiva de
género y el fortalecimiento de capacidades en actores vinculados a proyectos REDD+” presentados este
día. En estos documentos se evidencia que sin las mujeres el combate al cambio climático no será posible:
por el contrario, la incorporación de ellas a este proceso es una oportunidad para avanzar en el desarrollo
y conservación de los bosques.


Durante cinco años, Alianza México REDD dio seguimiento a la política pública orientada al sector rural y
trabajó con comunidades de Oaxaca, Chiapas, Yucatán, Campeche, Quintana Roo y Chihuahua a fin de
eliminar los obstáculos que impiden la plena participación de las mujeres en la conservación de los bosques.


Son principalmente las mujeres quienes dependen de los recursos que provee el bosque para el bienestar
de sus familias (leña, productos no maderables, suelo, protección del agua, regulación del clima,
biodiversidad). Sin embargo, la mayoría de ellas son únicamente usuarias y tienen acceso al recurso, pero
no participan en el control y reparto de beneficios.


En el desarrollo de capacidades para el aprovechamiento y uso sustentable de los productos del bosque,
las mujeres tienen un papel fundamental. Sin embargo, no ser dueñas de los terrenos limita su acceso a
programas y financiamientos y, con ello, se limitan sus posibilidades de capacitación y participación en los
espacios de decisión comunitarios.


Es vital que las mujeres se pongan en el centro de las decisiones que se toman con respecto al manejo de
estos recursos, es decir, que se conviertan en co-administradoras y co-protectoras de ellos. La seguridad
en la tenencia de la tierra es un elemento fundamental para lograr un reparto equitativo de los beneficios
del manejo del bosque.


La igualdad y la no discriminación son principios rectores de los Derechos Humanos. La igualdad sólo será
posible en la medida en que se erradique la discriminación contra las mujeres. El Estado mexicano tiene
una obligación nacional e internacional para incorporar la perspectiva de igualdad de género como eje
transversal en las políticas de medio ambiente en un marco de Derechos Humanos, en concordancia con
los compromisos internacionales asumidos por el país en materia de igualdad de género, medio ambiente
y cambio climático.


Alianza México REDD+ llama a transversalizar la perspectiva de género y promover la participación efectiva
de mujeres y hombres en la toma de decisiones, con el convencimiento de que este cambio propiciará una
distribución equitativa de los beneficios y una mayor eficacia en la reducción de las emisiones de gases de
efecto invernadero; todo ello, en conjunto, contribuirá a un desarrollo rural sustentable y a cerrar las
brechas de desigualdad de género.

 

###


Alianza México REDD+ está integrada por The Nature Conservancy (TNC), Rainforest Alliance (RA), Woods
Hole Research Center (WHRC) y Espacios Naturales y Desarrollo Sustentable (ENDESU), con el apoyo de la
Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), institución que busca construir
sinergias para lograr políticas públicas con igualdad de género para potenciar la participación de las mujeres en el sector rural, lograr el reconocimiento de sus contribuciones en favor de la conservación de los
bosques y promover el desarrollo rural sustentable.

Descarga el boletín de prensa en este enlace.
Para mayor información: genero@tnc.org
Visita: http://www.alianza-mredd.org/genero
Gestión de entrevistas con: Cirenia Celestino Ortega 5544839068