10 años de negociación para frenar el cambio climático y la deforestación cierran exitosamente

16 de Junio de 2015

Después de 10 años de negociaciones, los gobiernos que forman parte de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) acordaron los elementos finales de la agenda para poner en marcha el mecanismo de Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación (REDD+), durante la Conferencia sobre Cambio Climático realizada en Bonn recientemente.

La directora de la Alianza México REDD+, Rane Cortez, comenta que es un acontecimiento clave, en el proceso de REDD+ a nivel internacional y crea los lineamientos necesarios para que los países como México puedan finalizar sus sistemas nacionales de REDD+. En particular,  el acuerdo crea los lineamientos necesarios para que México pueda avanzar y consolidar  su plan nacional REDD+, el nivel de referencia de emisiones, el sistema nacional de información sobre salvaguardas y su arquitectura financiera adecuada, entre otros aspectos relevantes. 

 A pesar de estas buenas noticias es vital seguir trabajando para consolidar más fuentes de financiamiento para REDD+, no solo en el sector público, sino también de recursos privados, por lo que va hacer muy importante consolidar las negociaciones sobre este rubro en la COP 21 en París, menciona Jeff Hayward, asesor para Cambio Climático de la Alianza México REDD+.

Para la  directora de la Alianza México REDD+ el resultado logrado en Bonn es fruto de muchos años y esfuerzos de la comunidad internacional, donde las organizaciones que conforman la Alianza México REDD+ han jugado un papel muy importante. “Este tipo de decisiones son cruciales para lograr la implementación de REDD+, además de que son pasos claros para lograr las metas relacionadas al combate contra el cambio climático a nivel mundial”.

Cabe mencionar que México, quién presentó su plan de acción climática en marzo pasado, es uno de los países más avanzados en el mundo para arrancar el mecanismo REDD+. Ya  cuenta con el desarrollo de las salvaguardas ambientales y sociales, consideraciones importantes en la construcción de su arquitectura financiera, definición de un  enfoque basado en el  desarrollo rural sustentable e inclusión del enfoque de género.  A ello se le suma la consolidación, proyectada para este año, de la Estrategia Nacional REDD+.

 

Para mayor información sobre esta nota, contacte a:

Rodrigo Fernández rfernandez@ra.org ,   Tel. (55) 5687-7531